fbpx

Desafíos contemporáneos de la gestión de proyectos

Posturas como la de la agilidad que convive con la filosofía del “ser ágil” antes de “hacer agilidad” y frases como la de Peter Drucker, el primer consultor del mundo, “El management es tan importante como para solo dejárselo a los managers,” son corrientes que nos han indicado siempre que el management está democratizado, es decir, que entender las prácticas de management no solo es para algunos, sino es para todos.

Desde el boom de las .com a principios del año 2000 tuvimos la tarea de enfatizar sobre equipos auto organizados, personas motivadas, entre otras cosas. Ahora en el 2020 todas estas recomendaciones pasan de ser de prácticas deseadas a prácticas  mandatorias para mantener vigente el valor que se entrega al negocio los equipos de trabajo en sus organizaciones.

 

La gestión de proyectos no podría ser la excepción, actualmente hay un gran debate global de cuál es el práctica única para gestionar proyecto que ha estipulado versión con versión la guía del PMBOK (Project Management body of Knowledge) del Instituto PMI (Project Management Institute). La versión 6ta con una carga predictiva con sombras de agilidad o una versión 7 cimentada en las corrientes estándares actuales de principios y prácticas que han adoptado el mercado. El practicante está confundido, ante tantas opciones de estándares, incluso algunas que se contraponen lo que hace algunos años se veía muy poco, la recomendación internacional global de las más grandes organizaciones globales es “toma lo que te sirve de todo y conecta los puntos”

 

Creo que los nuevos desafíos de gestión de proyectos hoy en día es aprender a aprender, no esperar que una guía te indique los siguientes pasos, adaptarse seas predictivo o adaptativo, aprender a vivir y a controlar ambientes caóticos y tener claro que si algo no te entrega valor lo debes de adaptar o desechar.

 

En mi empresa convivimos con la frase “Una buena práctica se debe llevar a la práctica” suena obvio pero a veces no lo es tanto y menos cuando hay incertidumbre, transformación digital obligatoria y crisis. Sin embargo el momento más adverso es el escenario que más necesita aplicar las prácticas con coraje y disciplina para salir adelante.

 

Autor: Raymundo Sánchez Ticó

SUBIR
Abrir chat